“Nosotras” parte importante el 1 de Mayo

Qué mejor día para inaugurar un blog que a punto de disfrutar de la fiesta del día 1 de mayo, donde celebramos el trabajo que cada día realizan millones de personas y que muchos de esos millones, son manos femeninas. Sin duda y a pesar de que nos ha costado sangre, sudor y lágrimas y aún nos queda mucho camino por recorrer, la presencia de la mujer en todos los sectores, política, ingeniería, investigación, servicios, moda, medicina … es una imprescindible realidad.

Son muchas las mujeres y niñas que sigue dedicando muchas horas a las tareas del hogar además del que dedican a sus trabajos o en el colegio, puesto que aún se da por hecho que muchas tareas son meramente femeninas. Por ello es imperativo, que todas y cada una de nosotras pongamos un especial interés en no sexualizar nunca ninguna actividad, profesión o iniciativa, alentando a nuestras hijas, sobrinas, nietas, a desarrollarse en cualquier área que deseen, más allá de las opciones tradicionales.

Estos hábitos comienzan a modificarse cada día, con detalles mínimos en el hogar, en el colegio, con los amigos, etc. porque, a veces sin darnos cuenta, somos nosotras las que marcamos esas diferencias, por ejemplo, con pequeñas tareas en el hogar, que siempre encargamos a las niñas en lugar de a los niños; o incluso en el deporte. Porqué si a una niña le gusta el fútbol o el boxeo, siempre terminamos diciéndole: “eso es cosa de hombres”?

No podemos olvidar tampoco, que estas “aptitudes machistas” del hombre hacia la mujer, vienen dadas por la educación que les damos, por lo que en estos detalles diarios no debemos dejar de incluir a los niños y jóvenes, ya su comportamiento futuro dependerá de la igualdad con la que los tratemos y que será la misma, con la que ellos nos considerarán en el futuro.

Quién no ha recurrido a comentarios cargados de cierta malicia o frivolidad, cuando a un niño le gustan cosas de niñas? O simplemente cuando llora, sin pensarle les soltamos un: “llorar es de niñas” enviándoles un mensaje subliminal negativo aludiendo que la debilidad es cosa de mujeres.

Con el esfuerzo de todos y todas, conseguiremos vencer esos prejuicios sociales de lo que significa ser hombre o mujer y del papel en la sociedad de ambos en un sólo conjunto. Que no se nos siga encasillando en determinados trabajos; que el deseo de ser madre no suponga un freno en nuestra carrera; que no se dé por hecho que cualquier problema que se genere en el hogar y la familia tiene que ser resuelto por nosotras; que optemos a puestos directivos, no por cuotas, sino por nuestra capacidad y que nuestra remuneración no se vea reducida, simplemente por ser mujer.

Quién sabe, quizás algún día el mundo esté dirigido por mujeres. De momento y mientras tanto, os deseamos un feliz día y que lo dediquéis a descansar y relajaros, que mañana hay que trabajar!